Mi primera experiencia con el sonido digital de la mano de D&H

En 2005, Fleischmann presentó como novedad la primera locomotora con sonido en escala N. Debido al tamaño de los equipos se trataba de una doble tracción, una locomotora con motor y la otra con el decodificador y el altavoz. Todo evoluciona y afortunadamente casi todas las novedades, incluso Renfe, incorporan la opción de sonido, por supuesto integrada en el mismo vehículo.

Sin embargo, hay algo que no acaba de evolucionar: el precio, habitualmente de unos 100 €. Este precio corresponde más o menos a los ESU Loksound, el decodificador con sonido de referencia en Europa, decodificadores con excelentes características técnicas en su última versión V4. Aunque un buen decodificador es importante, existen otros factores fundamentales para obtener una buena experiencia: son el altavoz y por supuesto el proyecto de sonido que se implemente.  Un buen proyecto de sonido debe tener las siguientes características:

  • Fidelidad: los sonidos deben proceder del modelo real siempre que sea posible.
  • Buena calidad de audio: los sonidos deben ser registrados de forma que después de ser comprimidos y reproducidos, se escuchen de forma nítida y sin distorsionar, reconociéndose perfectamente lo que suena.
  • Buena implementación del sonido: muchos de los sonidos que se reproducen son pequeñas muestras que se van repitiendo en bucle. Es muy importante que no se detecte ninguna transición entre repeticiones. Es verdaderamente complejo este punto que además depende mucho de la calidad de la grabación.

Durante estos años, yo personalmente no he adquirido ninguna locomotora con sonido. Las razones son varias, la fidelidad de los sonidos, la calidad del audio y sobre todo el precio. De ninguna manera voy a invertir lo que prácticamente cuesta una locomotora en un proyecto de sonido que no me haga sentir estar al lado del modelo real. Ejemplos tenemos varios, como por ejemplo “camellos” en los que no se oye el motor del generador girando a régimen constante, unidades 600 con sonido procedente de otro proyecto y con audio de mala calidad, llegando al extremo de locomotoras 252 de Mehano (H0) con el sonido de la Taurus centroeuropea.

Este problema económico parece que se empieza a resolver, cómo no, con la llegada de nuevos competidores. Uno de ellos es el fabricante también alemán Doehler & Haass que últimamente está pisando muy fuerte y ya dispone de su gama de decodificadores con sonido. El ingeniero alemán Adolf Haass tiene casi más de 35 años de experiencia en sistemas digitales (ver selectrix.info), trayectoria nada despreciable, pero que durante mucho tiempo ha sido invisible a consecuencia de un estricto contrato de exclusividad con Trix.

La gente que hemos probado los decodificadores D&H hemos podido apreciar la excelente marcha lenta que proporcionan, la aparentemente simple lista de variables CV pero que son suficientes para programar de forma muy sencilla el equipo y la tranquilidad que da el disponer  decodificadores para escala N que soporten corrientes de 1 A, ideal para modelos Ibertren por ejemplo. Para hacerse una idea, las arrancadas son más suaves que las proporcionadas por un decodificador Lenz, algo muy perceptible en modelos antiguos.

La puesta en escena de estos decodificadores con sonido es incipiente ya que de momento existen pocos proyectos de sonido, 24 a fecha de hoy. Por fortuna, en nuestro País algo se mueve y están empezando a aparecer proyectos de calidad (de esos 24, 4 son españoles). El artífice de ello es Carlos Núñez, persona que -aprovechando sus conocimientos profesionales- se encuentra trabajando con varias locomotoras. La Mikado, las 319,  las Alco 2100, 1600, 1300 y 1800. Esta última ya cuenta con el proyecto terminado y aprovechando el lanzamiento del modelo en escala N, la tienda “on-line” www.decoders.es ofrece a un precio excelente, todo lo necesario para dotar a la locomotora de sonido.

Considerando la información disponible sobre el proyecto (http://carlosnunez.org/sonidos-para-locomotoras-a-escala/) y el buen precio del producto, creo que es el momento de probarlo.

Con rapidez www.decoders.es me sirve el producto e inmediatamente lo instalo en la locomotora. Antes de colocarlo, consulto el blog de la tienda en la que se ofrecen imágenes perfectamente comprensibles de la instalación. El kit de sonido consta de tres componentes: un adaptador NEM 651-Next18, necesario para conectar el decodificador que cuenta con el segundo conector; un decodificador D&H SD18A y un altavoz D&H LS1412. Sobre cómo instalarlo, en el vídeo de prueba de mi canal de Youtube ofrezco información detallada sobre la instalación del equipo aunque gracias a Arnold, se dispone de espacio suficiente para ello.

IMG_3545

Antes de poner en marcha la máquina, ya tenemos una ventaja importante con este producto respecto a la instalación de sonido de fábrica. El adaptador cuenta con una conexión flexible que ocupa un espacio mínimo y permite el correcto cierre de la carcasa de la máquina, incluso sin eliminar el interior de la cabina. Arnold tuvo problemas con este aspecto con los Loksound y “tiró por la calle de en medio”: eliminación del interior de la cabina y cinta aislante. Con la solución D&H no es necesario ni lo uno ni lo otro.

Con la locomotora sobre la vía, reproducimos los sonidos de la máquina. Se dispone de un total de 7 efectos distintos. He aquí la desventaja de este proyecto en comparación del proyecto original de Arnold. Sin embargo, todo lo fundamental está, echándose de menos el silbato de atención especial, útil éste cuando el tren espera órdenes del puesto de mando por ejemplo. No sirve de nada tener un montón de efectos si no son coherentes con la época del modelo o se oyen mal.

Arrancamos el motor, oímos de forma nítida y continua el ralentí del motor y el sabor ALCO nos empieza a envolver. Primera prueba superada, reconocemos el sonido del motor y además es de buena calidad. Con el motor en marcha, oímos también el sonido del compresor de forma aleatoria. Seguidamente, damos la salida al tren. El jefe de estación nos da la orden, con un silbato tal vez demasiado afinado y como antaño (y por fortuna todavía hay maquinistas que lo hacen) respondemos con un toque de bocina. La bocina es otro de los puntos críticos ya que debido a las características de los altavoces, en muchas ocasiones su sonido no es nítido ni penetrante y además según casos tiende a distorsionar. En este caso, se ha obtenido un silbido con buena calidad de audio y que destaca suficientemente respecto al resto de sonidos, sin distorsión y sin uniones de bucle perceptibles en el caso del toque largo. Iniciaremos la marcha de forma lenta y parsimoniosa, propia de una locomotora diesel-eléctrica.

Metiendo (mentalmente) puntos desde el 0 hasta el 8 con nuestro mando.  Nos encontramos ante el segundo punto crítico de la experiencia. Las locomotoras diesel eléctricas al incrementar su motor un punto, el regulador incrementa el flujo de combustible hasta que se estabilizan las revoluciones, vueltas que han de mantenerse constantes independientemente de la carga que imponga el generador en cada momento. Estas transiciones entre puntos tienen un sonido muy característico que desde mi punto de vista le da mucho encanto a esta tecnología de tracción. Pues bien, girando la marcha ya oímos el primer acelerón del motor junto con un ligero chirrido de frenos. A medida que vamos girando nuestro regulador se oyen las  transiciones conforme gana velocidad la locomotora. Al igual que al ralentí, no se aprecian discontinuidades en el sonido.  Felizmente la segunda prueba ha sido superada de forma muy satisfactoria.

Una función muy interesante es la que permite devolver el sonido del motor a ralentí con la máquina en marcha. Es una forma diríamos “virtual” de cerrar el regulador en cuanto alcanzamos la velocidad deseada o bien vamos a detener el tren. Cerrando el regulador se oye como el turbocompresor reduce poco a poco su velocidad. Desactivando la función el motor vuelve al punto en el que estábamos de forma muy realista. Es muy decepcionante estar decelerando un tren sin el motor a ralentí. Es una de las características que más me ha gustado ciertamente.

 

Cuando detenemos el tren, antes de pararse se emite el chirrido de la frenada bastante realista. Si alargamos mucho la frenada el sonido puede llegar a ser algo molesto (como en la realidad) ya que se alarga un poco con el tiempo. No obstante con una velocidad máxima razonable y ajustando la curva de velocidad con la CV 48 al 7 se mejora este efecto además de disfrutar del modelo de forma muy realista. El sonido de la parada del motor también es muy bueno, oyendo “agonizar” a éste cuando la bomba de gasóleo deja de impulsar el combustible. Otros efectos disponibles son el ventilador, el enganche y los areneros, sonidos accionables a voluntad y que completan la experiencia. A todo lo expuesto, hemos de añadir el excelente control del motor por parte del decodificador, característica que ya pude comprobar con otros decodificadores del mismo fabricante.

El veredicto final de mi primera experiencia con el sonido digital en escala N puede resumirse en una frase: merece la pena comprar el producto. Ya no sólo el precio determina esta posición, la calidad del proyecto de Carlos Núñez justifica  ya de por sí la compra. Y lo mejor de todo es que el proyecto tiene continuidad y en un futuro contaremos con más sonidos de locomotoras representativas de nuestra Red Nacional. Naturalmente se puede mejorar alguna cosita  y seguro que con el tiempo tendremos proyectos más completos pero lo esencial está conseguido y la experiencia ya es muy satisfactoria.

Antes de finalizar el artículo agradecer que haya gente como Carlos Núñez y a “decoders.es” que inviertan su tiempo en proporcionar al aficionado lo que demanda, cubriendo los huecos que algunos importadores no son capaces de cubrir. Y todo ello a precio razonable.

Óscarlavall